Saltar al contenido
💚 CONSUMIR VEGANO

Joaquin Phoenix, un hombre comprometido en una sociedad hipócrita

Discurso Joaquin Phoenix Oscars

La obstinada estrella, que ganó su primer Oscar el domingo 9 de febrero por la película ‘Joker’, convirtió el reconocimiento de la industria en una oportunidad para alzar la voz contra el racismo, el sexismo, la crueldad sobre los animales y la sistemática destrucción del medio ambiente.

Joaquín Phoenix utilizó su victoria como mejor actor en los Oscars de 2020, el domingo 9, para poner los asuntos sociopolíticos en el centro de atención. En un extenso discurso de aceptación, tocó el tema de la desigualdad social, la crueldad de la industria alimentaria hacia los animales y la desigualdad sistémica. Terminó citando a su difunto hermano, River Phoenix.

El frecuente ganador de premios en la temporada de 2019-20, ha usado cada uno de sus discursos a lo largo de la temporada para desviar la atención de sí mismo para centrarla en los demás y sobre todo en importantes temas sociales, incluyendo el cambio climático y la diversidad. Pero incluso en momentos menos publicitados, el obstinado actor ha mirado hacia afuera.

Phoenix nunca ha sido un fanático de la temporada de premios. Las cosas que en general los seres humanos anhelan -elogios, reconocimiento por parte de una sala llena de sus iguales, la oportunidad de usar un traje para una noche que cuesta más que un coche– parecen dejar frío al actor. “Solo digo que creo que es una mierda”, dijo Phoenix a Elvis Mitchell de Interview en 2012, mientras la apreciación crítica y las especulaciones de los Oscars, por su papel como el desdichado Freddie Quell en El Maestro de Paul Thomas Anderson, estaban en su apogeo. “Creo que es una total y absoluta mierda y no quiero ser parte de ella. No creo en ello. Es una zanahoria, pero es la zanahoria de peor sabor que he probado en toda mi vida. No quiero esta zanahoria” (Phoenix fue nominado a un Oscar y un Globo de Oro por El Maestro pero no se llevó a casa ninguno de los dos).

El 5 de enero, mientras aceptaba el Globo de Oro al mejor actor de drama, se apartó del típico discurso de aceptación para abordar el cambio climático y el vegetarianismo. En un discurso carnal y sincero en el que agradeció a la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood la introducción de un menú a base de plantas, en un guiño a las realidades del cambio climático, y habló de los incendios forestales en Australia como una calamidad asociada, e instó a los espectadores a “hacer cambios y sacrificios en nuestras propias vidas” para ayudar al problema general del cambio climático. “No tenemos que llevar aviones privados a Palm Springs”, dijo.

Sin embargo, hasta el 2020, y Phoenix -que recibió su primer Oscar en la noche del domingo 9 de febrero por su gran actuación como el payaso Arthur Fleck por la película ‘Joker’- parece haber hecho las paces con el jolgorio de las ceremonias de premios, convirtiéndolas en una oportunidad, no en una obligación. Desde principios de enero, cuando el actor obtuvo su primer gran premio por Joker en los Globos de Oro, Phoenix ha estado meditando variaciones de lo que desató en el escenario de los Oscars: una apasionada, temblorosa y emocional súplica de justicia y cambio.

Pero fue en el Festival de Cine de Toronto en septiembre, cuando Phoenix habló en la gala de entrega de premios del festival, dando inicio a la temporada de premios, aunque allí, principalmente, habló de su difunto hermano, River Phoenix. River, el cual, dijo Phoenix, fue el responsable de empujarlo a seguir actuando, e inadvertidamente fue el responsable de regalarle toda su carrera.

El mes pasado, al aceptar el premio del Screen Actors Guild, el 19 de enero, aprovechó la oportunidad para reconocer a sus compañeros actores y especialmente rindió homenaje a Heath Ledger, cuya icónica actuación en El Caballero Oscuro de 2008 influyó en una generación de películas antihéroes y dejó claramente su huella en la última versión del personaje de Todd Phillips.

Para los BAFTA de febrero, el actor había refinado aún más su intervención, ofreciendo un potente análisis de lo que cuesta el “racismo sistémico” en la industria del entretenimiento, en una entrega de premios ampliamente criticada por la “blancura” de sus nominados. También reconoció que él mismo había sido parte del problema al no insistir en que los proyectos en los que trabajaba fueran inclusivos. “Creo -dijo Phoenix- que es obligación de las personas que han creado, perpetúan y se benefician de un sistema de opresión sean las que lo desmantelen”.

Discurso completo de Joaquin Phoenix en los Oscars 2020

“He estado pensando mucho sobre los complejos problemas a los que nos estamos enfrentando como sociedad. Y creo que hay momentos en los que sentimos que luchamos por causas diferentes. Pero para mí, cuando hablamos de desigualdad de género, de racismo, de derechos para la comunidad LGTB, derechos de los indígenas, derechos de los animales… hablamos de la lucha contra la injusticia. Hablamos de la lucha contra la creencia de que una nación, un pueblo, una raza, un género o una especie no tiene derecho a dominar, controlar, utilizar y explotar a otra con impunidad.

Creo que nos hemos desconectado mucho de la naturaleza. Y muchos de nosotros somos culpables de nuestra visión egocéntrica. Creemos que somos el centro del universo. Entramos en la naturaleza y la saqueamos por sus recursos. Nos sentimos con derecho a inseminar artificialmente a una vaca y cuando da a luz, le robamos a su bebé, aunque sus gritos de angustia son imposibles de confundir. Y entonces le robamos la leche que está pensada para su ternero y la ponemos en nuestro café y nuestros cereales.

Nos da miedo la idea de cambio personal, porque creemos que tendremos que sacrificar algo, que perderemos algo. Pero los seres humanos son creativos e imaginativos, podemos crear, desarrollar e implementar sistemas de cambio que sean beneficiosos para todos los seres vivos y para el ambiente.

He sido un canalla toda mi vida. He sido egoísta. He sido cruel a veces, una persona con la que era difícil trabajar. Y estoy muy agradecido porque muchos de los que estáis en esta habitación me hayáis dado una segunda oportunidad. Creo que ahí está nuestro mejor momento: cuando nos apoyamos entre nosotros. No cuando nos cancelamos por nuestros errores del pasado, sino cuando nos ayudamos entre nosotros a crecer. Cuando nos educamos, cuando nos guiamos hacia la redención.

Cuando tenía 17 años, mi hermano escribió esta letra: Corre al rescate con amor y la paz te seguirá.

El primer discurso de Phoenix para los Oscars del domingo 9 de febrero contenía todos estos elementos y más. El actor parecía incómodo por los aplausos que recibió. (“Hola. Qué pasa. Hola”, dijo, mientras la sala aclamaba su victoria.) Reiteró brevemente su continua objeción a la idea de que cualquier actuación puede ser mejor que otra. Expresó su gratitud y amor por el cine, que, como afirmó, “me ha dado la vida más extraordinaria”. Pero lo que también le había dado la actuación, añadió, era la obligación de dar voz a los que no la tienen y de hablar de “algunos de los angustiosos problemas a los que nos enfrentamos colectivamente”.

En lugar de hablar individualmente sobre el racismo o el sexismo o su activismo a favor de los animales, Phoenix los unió todos. “Creo que a veces sentimos o se nos hace sentir que defendemos diferentes causas”, dijo, cuando “ya sea que estemos hablando de la desigualdad de género, el racismo, los derechos de los homosexuales, los derechos de los indígenas o los derechos de los animales estamos hablando de la lucha contra la injusticia”.

En una noche en la que ni una sola directora fue nominada a un Oscar, y cuando Parásito de Bong Joon Ho también hizo historia como la primera película de habla no inglesa en ganar la mejor película, el discurso de Phoenix pareció articular algunas de las complejidades del progreso. Pero terminó con una nota esperanzadora sobre la posibilidad de cambio, con la anécdota más personal que ha ofrecido este año. El actor perdió brevemente la compostura al mencionar a su hermano, el actor River Phoenix, que murió de una sobredosis en 1993. “Cuando tenía 17 años, mi hermano escribió esta letra -dijo Phoenix para concluir- ‘Corre al rescate con amor y la paz te seguirá’. Gracias”.