Saltar al contenido
💚 CONSUMIR VEGANO

La revolución del cuero vegano, hecho de cactus y sostenible

Muchas son las críticas que se vierten sobre la utilización por los veganos de materiales sintéticos, bajo la afirmación que mientras los productos utilizados están exentos de crueldad animal, se utilizan otros altamente contaminantes y de difícil reciclaje… o al menos esas son las escusas de muchos para seguir utilizando artículos con algún tipo de origen animal.

¡¡Se acabaron las excusas!! La revolución en los materiales veganos, ecológicos, naturales, reciclables… ha llegado desde Méjico o México, proviene de los cactus y desde hace algún tiempo está en el mercado bajo la denominación de ‘Desserto’.


Mochila Vegana Tulum hecha de cactus

Nuestra mochila Tulum es totalmente vegana esta realizada en piel de cactus totalmente vegetal, y realizado a mano por nosotros mismos en nuestro taller.


Desserto es un cuero vegano a base de plantas altamente sostenible hecho de cactus, que se distingue por su gran suavidad al tacto y ofrece un gran rendimiento en una amplia variedad de aplicaciones y cumple con los estándares medioambientales y de calidad más rigurosos. El resultado es un cuero vegano orgánico y duradero que resiste hasta diez años. Es flexible, transpirable y no mancha.

Desarrollado por dos mexicanos, este cuero vegano tiene como objetivo ofrecer una alternativa sostenible y sin crueldad, sin productos químicos tóxicos, ftalatos y PVC. El resultado de este cuero vegano de cactus, es parcialmente biodegradable y tiene las especificaciones técnicas requeridas por las industrias de la moda, artículos de cuero, muebles e incluso automotriz.

Este sustituto del cuero significa menos daño a los animales, muy importante para los veganos, pero en general es beneficioso para toda la población porque reduce la necesidad de los miles de litros de agua que necesita una explotación ganadera industrial y los miles de kilos de alimento que necesita una vaca y otros animales, con los problemas medioambientales que ello acarrea, y todo para que los humanos pongamos una piel sobre nuestra piel.

La materia prima para este cuero vegano se cultiva en el rancho Desserto, ubicado en el estado mexicano de Zacatecas, un lugar ejemplo de cómo se puede desarrollar la innovación de manera responsable. Allí se seleccionan y cortan las hojas maduras de la planta, sin dañar el cactus, así se facilita una nueva cosecha cada 6-8 meses. Además, no hay consumo de agua, pues los cactus se alimentan del agua de lluvia y los minerales de los que son ricos la tierra de Zacatecas y que son muy propicios para el cactus que en ellos se cultiva.

La plantación de cactus es perenne, lo que significa que solo se plantan una vez y suelen durar unos 8 años. En concreto, la especie de cactus es nativa y típica de la región, es una planta CAM (metabolismo ácido de las crasuláceas), su metabolismo protege el agua y no funciona durante el día generando clorofila como lo hacen la mayoría de las plantas. El cactus absorbe CO2 durante la noche porque es cuando el ambiente es fresco, la planta abre su estoma capturando CO2, generando oxígeno y absorbiendo el agua presente en la atmósfera que normalmente proviene del rocío de la mañana. 

En el propio rancho, después de cortar las hojas maduras, se secan al sol durante tres días hasta lograr los niveles exactos de humedad necesarios. Por lo tanto, no hay energía adicional utilizada en este proceso de secado. Luego se procesa la materia prima orgánica para que sea parte de la fórmula patentada que permite hacer DESSERTO. 

Cabe destacar que el rancho es completamente orgánico, por lo que no se utilizan herbicidas ni pesticidas.

Hasta ahora, la compañía ha creado asientos de coche, zapatos, bolsos, e incluso ropa. Y como está hecho de material orgánico, su cuero es transpirable, lo cual es a menudo un problema con las alternativas sintéticas. Otra ventaja para el medio ambiente es que la piel de cactus es parcialmente biodegradable y no contiene plástico, otro problema de la piel sintética. Esto hace que sea una verdadera alternativa al cuero animal el cual tiene un impacto negativo en el planeta.

La acogida de la piel de cactus ha sido muy positiva, siendo un material elogiado por su flexibilidad, suavidad, tacto y color. En la actualidad, la marca está negociando diferentes proyectos con los principales actores de la industria de la producción y distribución para que sea más accesible para las empresas medianas y pequeñas. Así que, antes de que te des cuenta, puede que te encuentres poniéndote un par de zapatos de “piel” de cactus.